Editorial: Nace pazAtiempo

La revista pazAtiempo es un anhelo hecho realidad de la Oficina Nacional de Justicia de Paz y Justicia Indígena —ONAJUP—, a través del cual buscamos ampliar el conocimiento y debate sobre el acceso a la justicia de paz e interculturalidad en la administración de justicia en el Perú.

La ONAJUP tiene como principal rol promover e implementar medidas que: a) fortalezcan a la Justicia de Paz en nuestro país; b) permitan el acercamiento y coordinación de la justicia estatal con la justicia practicada en comunidades campesinas, nativas y rondas campesinas; y c) permitan incorporar un enfoque de pertinencia cultural en la administración de justicia ordinaria. En ese trajinar, muchas veces hemos observado la necesidad de dar a conocer y generar debates —no dirigidos a un público especializado sino también a la ciudadanía en general— sobre cuáles son las problemáticas que se enfrentan y las medidas que se impulsan o deben adoptarse.

Esta revista surge para intentar cubrir dicha necesidad. Por ello, a través de sus contenidos, que intentamos presentar en un estilo ágil y a través de diversos formatos —entrevistas, crónicas, artículos de opinión, semblanzas, etc.— queremos dar a conocer y discutir qué se hace o se requiere hacer en nuestro país para generar un sistema de justicia abierto a la diversidad cultural y accesible para todos. Proyectamos ofrecer un nuevo número cada dos meses, que esperamos merezcan su atención y aceptación crítica.

Aunque la revista acogerá diversos temas específicos, en cada número se buscará acentuar el énfasis en determinadas cuestiones especiales. Así, en este número dedicamos una buena parte de nuestro contenido a comentar cómo el Dictamen de Ley del Nuevo Código Penal, que podría ser aprobado próximamente por el Congreso de la República, no toma en cuenta a las rondas campesinas como parte de la jurisdicción especial. Esto pese al protagonismo que estas organizaciones han mostrado en esta materia durante varias décadas y que las ha legitimado a nivel nacional como un actor trascendental en la administración de justicia en muchas zonas rurales de nuestro país.

Este es un punto que nos preocupa y que se aleja de los avances que ha mostrado el Poder Judicial en su acercamiento a la justicia rondera y comunitaria en los últimos años. Eso es lo que, por nuestra parte, damos a entender en el presente número. Pero somos conscientes de que existen opiniones discrepantes en nuestro país y por ello brindamos también un espacio a entrevistados y articulistas que, aunque no comparten nuestras posiciones y preocupaciones, consideramos que debemos dar a conocer porque ello nos permite contar con un panorama más completo del debate actual.

Y es que la pluralidad es otro de nuestros deseos para esta revista. Por ello la diversidad de temas y perspectivas que buscaremos mostrar también en próximas ediciones.

Aunque este número aborda principalmente el tema de las rondas campesinas en la reforma del Código Penal, no es el único tema que ofrecemos. Es de gran satisfacción para nosotros ver también la labor que realizan los jueces de paz y diversos magistrados de la justicia ordinaria, buscando promover la paz social e impartir justicia de manera oportuna, por lo que asumimos el compromiso de fomentar su desarrollo y reconocimiento. Por ello damos a conocer también experiencias muy valiosas que llegan desde el sur andino de nuestro país y que, pese a su relevancia, suelen mantenerse con un perfil bajo. Queremos pues incentivar un intercambio de lo que ocurre en diversas partes del Perú para que nuestros lectores se aproximen —y mantengan al día— a este mundo tan complejo que supone promover una justicia diversa y apta para todos.

¡Bienvenidos a pazAtiempo!

Luis Fernando Meza Farfán

Jefe de la Oficina Nacional de Justicia de Paz y Justicia Indígena

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*